Punteros para cada tipo de martillo hidráulico y de cada marca presente en el mercado.
La elección del acero y del tratamiento térmico ha permitido obtener el exacto compromiso entre la resistencia al desgaste y la dureza, con el fin de garantizar una larga vida a los punteros en condiciones de trabajo más extremas también. Realizamos diferentes perfiles de punteros y formas especiales para cada aplicación específica.

ACERO EMPLEADO

Nuestros punteros de demolición tienen un acero templado con un componente de níquel que sirve para aumentar la conductividad térmica en la fase de tratamiento, permitiendo tener una dureza homogénea entre la superficie externa y el corazón del puntero.

CONTROL POR ULTRASONIDOS

En el momento de la compra, el acero se somete a un control inicial por ultrasonidos para comprobar si existen anomalías internas. Las imperfecciones superficiales se eliminan durante el mecanizado, ya que, dependiendo de los diámetros, se elimina entre 6 mm y 10 mm de material.

CONTROL DIMENSIONAL

Después del mecanizado, antes del tratamiento térmico, hay un control dimensional.

CONTROL DE DUREZA

El ciclo de producción se termina con el control de dureza, que debe permanecer en un rango entre 48 RHC y 50 RHC (valores superiores aumentan la fragilidad de la herramienta y la posibilidad de rotura). El control de la dureza se realiza en cada una de las herramientas fabricadas, con una sola impresión para longitudes de hasta 800 mm; con dos o tres impresiones para longitudes mayores.